La competitividad se posiciona en el centro de la actualidad industrial

Por Daniel Urman, Director de NUMAN

Durante este 2017 sin duda la competitividad fue uno de los grandes temas analizados en relación a la industria argentina. Un dato que puede comprobarse en la centralidad que tuvo esta temática en los principales encuentros empresariales desarrollados en Argentina durante los últimos meses.

El pasado 25 de octubre, en el segundo encuentro del ciclo de conferencias “Argentina frente al mundo”, que fue organizado por Clarín Económico y el banco HSBC, se analizó la actualidad del sector industrial, identificándose como uno de los tópicos clave la competitividad de este sector. En este marco, Dante Sica, director de Abeceb, caracterizó a la industria local como un sector con una estructura heterogénea y fuerte concentración en exportaciones, señalando su baja productividad y problemas de competitividad sistémica.

Por su parte, la encuesta de expectativas que fue presentada en el 53º Coloquio de IDEA, elaborada por D’Alessio Irol, identificó los principales factores para aumentar la competitividad de Argentina:

  1. Reforma impositiva (74%)
  2. Bajar la inflación (47%)
  3. Buen funcionamiento de las instituciones y la justicia (44%)
  4. Reformalaboral (43%).
  5. Inversión en infraestructura(18%)
  6. Mejorar la educación(18%)
  7. Promoción de inversionesen nuevas tecnologías (8%)
  8. Mejoras en las condiciones de acceso al crédito (8%)
  9. Establecimiento de políticas de tipo de cambioque permitan mejorar la competitividad (6%)

En junio, el ‘Foro Argentina Industrial: En Búsqueda de la Competitividad’, revelaba que el 97% de los ejecutivos de empresas industriales consideraba que la baja competitividad de Argentina puede mejorarse. Así lo reveló la encuesta “Competitividad en las Empresas Industriales Argentinas: actualidad, problemáticas y desafíos”, desarrollada por NUMAN, consultora de reclutamiento para mandos medios y altos con foco exclusivo en áreas de Ingeniería, Supply Chain y Ventas industriales, y el IEEC – Escuela de Supply Chain y Logística.

En 54% de los 101 directivos consultados sostuvo que la mejora de la competitividad de Argentina puede producirse rápidamente, en un período de 5 a 10 años, mientras que el 43% estimó que estos resultados podrían verse en un lapso no menor a 20 años.

Afortunadamente, el compromiso de las empresas por lograr el objetivo de mejorar la competitividad se ve reflejado en el relevamiento: el 85% manifiesta que el concepto de competitividad está alta (55%) o medianamente (30%) vinculado a la gestión diaria de su empresa.

En este sentido, entre las políticas internas que las empresas están implementando o planean implementar para mejorar la competitividad, las opciones más elegidas son las siguientes:

  • 89% señala la mejora de procesos,
  • 59% la inversión en maquinarias o inmuebles,
  • 50% la reducción de gastos y/o de personal,
  • 41% los programas de capacitación y entrenamiento del personal, y
  • 28% investigación y desarrollo de nuevos productos o servicios.

La buena noticia es que según el último ranking anual que diseña el Foro Económico Mundial (World Economic Forum, WEF), Argentina volvió a formar parte de las 100 economías más competitivas del mundo, escalando 12 posiciones y ocupando el puesto 92° entre 137 economías, que representan el 98% del PBI mundial. Si bien la posición en el ranking aún no es significativa, la mejora de estos últimos meses nos permite ser optimistas.

Como dijo Alberto Schuster, director de la Unidad de Competitividad de ABECEB, en el Foro Argentina Industrial 2017, es relevante hablar de competitividad porque está absolutamente comprobado que los países que son competitivos son los más prósperos y son, en general, también los más equitativos socialmente.

“Un país es estructuralmente competitivo cuando obtiene frente a otros una ventaja relativa que, con base en sus factores de producción, es el resultado de haber creado y mantenido un ecosistema competitivo que permita a sus empresas y emprendedores competir globalmente, generar utilidades, inversión, empleo e innovación, en un marco de respeto a normas de relacionamiento y de comercio internacional y, así, propender a la prosperidad de su gente”, sostuvo Schuster.

“¿Compiten los países entre ellos? sí: lo hacen para atraer inversiones, empresas, financiamiento, emprendedores, para generar acuerdos comerciales, posicionarse en sectores o industrias determinadas. Pero son las empresas las que compiten efectivamente, por lo que un país es realmente competitivo cuando sus empresas son exitosas tanto en el plano doméstico como en el global. Si no, el conjunto de la economía no puede desarrollarse”, explicó el director de la Unidad de Competitividad de ABECEB.

Lo cierto es que la mejora significativa en la competitividad depende de tal multiplicidad de factores, que solamente a través de políticas de estado sostenidas en el tiempo, podrá generarse una mejora que efectivamente pueda palparse en la sociedad. Para ello, resulta imprescindible generar consensos que, sin necesidad de que estén tallados en piedra, guíen el desarrollo a futuro de la actividad privada en Argentina.

Por eso es fundamental promover que cada persona y cada organización ‘haga su parte’ para mejorar todo lo que tiene a su alcance; sin esperar que el otro ‘dé el primer paso’.

En este escenario, el rol que desempeñan las consultoras de nicho es muy relevante. Principalmente en sectores críticos como Supply Chain, Ingeniería y Ventas Técnicas.

Confiar los procesos de selección a un Headhunter Industrial como NUMAN, con una extensa trayectoria en la comprensión de las necesidades de las organizaciones y la identificación del talento requerido para las posiciones clave, y una visión 360; es vital.

Descubra como podemos optimizar sus procesos de reclutamiento: contacto@numan.com.ar