Crecimiento, productividad y competitividad, desafíos para la industria en 2018

Las previsiones de crecimiento para el año próximo son alentadoras, en el marco de una economía que comienza a recuperar el terreno perdido.

Por Daniel Urman, Director de NUMAN

El nivel general de actividad creció en Argentina el 5,5% interanual en octubre de 2017, acumulando en el transcurso de 2017 un alza del 2,9% anual. Así lo revela el Índice General de Actividad (IGA) publicado por el Centro de Estudios Económicos Orlando J. Ferreres & Asociados.

Analizando sectores puntuales, los resultados del estudio muestran lo siguiente:

  • La industria manufacturera creció un 5,3% en relación a octubre del año pasado, acumulando una suba del 1,7% anual en lo transcurrido de 2017. El rubro que lideró el aumento fue el de materiales para la construcción, cuya expansión fue superior al 20% anual. El segmento de Metálicas Básicas se contrajo 4,6% por la parada de planta para su mantenimiento.
  • Electricidad, Gas y Agua, presentó una expansión del orden de 1,9% anual en el mes de octubre, basado principalmente en el aumento de la generación de energía hidráulica, que marcó un incremento de 26,5% respecto del mismo período del año previo. Mientras que la producción de origen térmico presentó una merma en torno al 9%. El informe destaca, no obstante, que a pesar de este incremento, la medición acumulada aún se sostiene en terreno negativo de forma anual.

Por su parte, el Indec registró un alza de la actividad económica del 3,9% en su última publicación del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), correspondiente al mes de septiembre, y acumula 2,5% para los primeros nueve meses de 2017. La Industria (3,8%) y las Construcción (13,2%), son dos de los sectores que explican este crecimiento mensual.

En este contexto, el Gobierno está terminando de diseñar el nuevo modelo de los regímenes de promoción industrial. Fuentes del Ministerio de Producción le confirmaron a Cronista.com que se está trabajando en un modelo en donde “se mida la productividad y no sea solo un beneficio incontrolable”. Según informó este medio, se está analizando la modificación del sistema que propone exenciones impositivas a diferentes sectores productivos.

La productividad sin duda está en el centro del debate, más aún, teniendo en cuenta que en el ranking de Costos Laborales Unitarios de Manufacturas (CLUm) 2017, elaborado por ABECEB, Argentina ocupa el último puesto entre 25 economías representativas. Esto manifiesta que los costos laborales totales no están respaldados por la productividad del país.

“La mala performance productiva es un dato que debe generar preocupación en nuestro país. Es importante destacar que el Gobierno está consensuando los proyectos de reforma laboral y tributaria, y un pacto fiscal con gobernadores que permitirían mejorar la competitividad”, aseguró Alberto Schuster, director de la Unidad de Competitividad de ABECEB a Infobae.

La consultora destacó que el pobre comportamiento del mercado laboral en los últimos 50 años fue producto tanto de la elevada volatilidad macroeconómica, como de sus propias características: su rigidez o falta de adaptación a los cambios que la tecnología y la demografía le imponen y el elevado costo laboral no salarial (la porción del desembolso de cada firma para mantener su plantilla que no va al bolsillo de los trabajadores), en el que incide la fuerte presión impositiva.

Sobre el particular, la Comisión de Economistas de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) instó al Gobierno a reducir los costos laborales para potenciar el empleo, promocionar núcleos de innovación en el conurbano bonaerense y a diseñar políticas de desarrollo local hacia el sector industrial informal y las economías regionales, entre otros lineamientos. En una reunión desarrollada por ACDE en la Universidad Católica Argentina, se señalaron como claves para un país más justo a la competitividad, desarrollo humano y modernización (acceder a cobertura del diario La Nación).

Al igual que la productividad, la competitividad ocupa también el centro de atención para todos los actores de la economía argentina.

Como expresó Alberto Schuster, Director de la Unidad de Competitividad de ABECEB, en el marco del Foro Argentina Industrial 2017: es relevante hablar de competitividad porque está absolutamente comprobado que los países que son competitivos son los más prósperos y son, en general, también los más equitativos socialmente. “Este es el marco general que nos indica por qué tenemos que ser competitivos”, enfatizó.

En este sentido, la encuesta “Competitividad en las Empresas Industriales Argentinas: actualidad, problemáticas y desafíos”, desarrollada por NUMAN y el IEEC, reveló que el 97% de los ejecutivos de empresas industriales considera que la baja competitividad de Argentina puede mejorarse. El 54% de los 101 directivos consultados sostuvo que la mejora puede producirse rápidamente (en un período de 5 a 10 años), mientras que el 43% estimó que estos resultados podrían verse en un lapso no menor a 20 años. Esta percepción tiene su correlato en el pronóstico positivo del contexto económico-político-social argentino, que tienen los ejecutivos industriales para los próximos 12 meses: el 64% estima que mejorará (59% levemente y el 5% en forma significativa).

Estos resultados muestran un alto nivel de consciencia por parte de quienes conducen las empresas industriales líderes del país, en la necesidad de mejorar la competitividad de sus operaciones. Lejos de pararse en posiciones de mera victimización, los ejecutivos asumen la responsabilidad y proponen iniciativas de mejora hacia el interior de sus organizaciones; asomando como una propuesta sumamente interesante la posibilidad de trabajar en forma colaborativa entre distintas empresas, para mejorar los niveles de productividad.

El compromiso de las empresas por lograr el objetivo de mejorar la competitividad se ve reflejado en el relevamiento realizado por NUMAN y el IEEC, donde el 85% manifiesta que el concepto de competitividad está alta (55%) o medianamente (30%) vinculado a la gestión diaria de su empresa.

De los resultados de la encuesta “Competitividad en las Empresas Industriales Argentinas: actualidad, problemáticas y desafíos” se desprende que la clave reside en considerar a los Mandos Medios como el punto más importante a trabajar hacia el interior de las empresas para mejorar la competitividad.

Para ello, es imprescindible que los procesos de reclutamiento de Mandos Medios sean confiados a consultoras especialistas, para cubrir con éxito determinadas posiciones dentro de áreas críticas para la operación industrial, como Supply Chain, Ingeniería y Ventas Técnicas; considerando las 5 claves para desarrollar procesos exitosos.

 

NUMAN es el único Headhunter Industrial del mercado. No dude en contactarnos si desea optimizar sus procesos de selección en estas tres grandes áreas: INGENIERIA, SUPPLY CHAIN Y VENTAS TÉCNICAS: contacto@numan.com.ar