Actualidad Industrial: competitividad en el área de Recursos Humanos

De los 117 ejecutivos industriales que participaron de la encuesta ‘Competitividad en las Empresas Industriales Argentinas: actualidad, problemáticas y desafíos’, efectuada con motivo de la realización del ‘Foro Argentina Industrial 2018’, 22 de ellos se desempeñan en el área de Recursos Humanos.

A ellos se les consultó cómo evolucionaron los índices de ausentismo en las empresas en 2018, respecto de 2017:

  • 55% de los ejecutivos dijo que el nivel de ausentismo se mantuvo constante
  • 27% sostuvo que se redujo menos de un 20%
  • 9% manifestó que disminuyó 20% o más
  • 9% informó que se incrementó en menos de un 20%
  • En ningún caso el nivel de ausentismo aumentó 20% o más

“Un factor con alta incidencia en la Productividad y la Competitividad es el ausentismo. El hecho de que en el 36% de los casos haya disminuido respecto del año pasado y que sólo se haya incrementado en el 9% de los casos, es un buen síntoma para la industria, donde el nivel promedio de ausentismo actualmente es del 6,36%, en comparación con el 7,23% registrado el año pasado”, señaló Leandro di Nardo, director de NUMAN.

A la hora de reclutar para el área de Manufactura y Supply Chain, las principales restricciones que encuentran los ejecutivos son las siguientes (respuestas múltiples):

  1. Mercado target muy reducido (41%)
  2. Escasez de candidatos con los conocimientos técnicos requeridos (36%)
  3. Escasez de candidatos con competencias blandas requeridas (32%)
  4. Política salarial poco competitiva por parte de mi empresa / Pretensión salarial de los candidatos muy elevada (27%)
  5. Escasez de candidatos con manejo de idioma (18%)
  6. Contar con definiciones precisas por parte de la Línea (14%)
  7. Contar con el involucramiento oportuno de la Línea (14%)
  8. Falta de conocimientos técnicos por parte del equipo/partner a cargo de la selección (9%)

“Es preocupante que tres de cinco restricciones principales estén vinculadas con la escasez de talento que experimenta el mercado laboral industrial, ya sea por la falta de conocimientos técnicos, carencia de competencias blandas o problemas con el manejo de idiomas. A ellas se suma las de ausencia del expertise necesario cuando se confía el proceso de selección en consultoras que no tengan los conocimientos técnicos necesarios”, consideró di Nardo.

Al consultárseles a los ejecutivos de RRHH industriales, sobre las principales oportunidades de mejora para evitar y/o minimizar conflictos sindicales, de acuerdo a su experiencia, los resultados fueron los siguientes (sobre una elección de dos opciones por persona):

  1. Mejorar la capacidad de los Mandos Medios para gestionar conflictos y/o identificarlos en etapas tempranas (91%)
  2. Mejorar la capacidad de la Gerencia/Dirección Industrial/Planta/Operaciones para gestionar conflictos (32%)
  3. Contar con más y mejores herramientas de negociación por parte de la Alta Dirección local (23%)
  4. Lograr mayor fluidez en el contacto con las autoridades municipales/ provinciales/ nacionales para que medien oportunamente en los conflictos (9%)
  5. Otras (14%)

Para el director de NUMAN es importante resaltar que los ejecutivos de Manufactura encuestados identificaron en el estrato de Mandos Medios, las principales oportunidades de mejora para incrementar la competitividad, al momento de gestionar conflictos y/o identificarlos en etapas tempranas.

En este sentido, Ana Paula Poratelli, directora académica del IEEC, señaló que los resultados de la encuesta nos muestran como nueve de cada diez ejecutivos coinciden en la necesidad de mejorar las capacidades de los mandos medios, lo cual manifiesta la centralidad que tiene actualmente el capital humano para que las empresas mejoren la competitividad. “A partir de allí, tenemos que entender la importancia de desarrollar el talento y las habilidades de las personas a través de la educación, ya que la educación pasó a ser el verdadero patrimonio de los trabajadores y de las empresas”, reflexionó.

“Hoy se rescata el valor del individuo como diferenciador, ya que es el ser humano quien tiene las capacidades para utilizar las infraestructuras y todos los avances tecnológicos, incluida la inteligencia artificial, con el fin de aportar valor y optimizar los procesos productivos y mejorar la competitividad”, añadió Ignacio Sánchez Chiappe, director del IEEC.