La agroindustria impulsa procesos de reclutamiento especializados

    Por Daniel Urman, Director de NUMAN

    En un escenario de bajas expectativas para la mayoría de las industrias argentinas, la actividad agroindustrial representa a uno de los pocos sectores que entrega señales positivas, a partir de una producción récord registrada en la última cosecha y las ventajas competitivas que ofrece el tipo de cambio actual.

    Según se informó desde la Secretaría de Gobierno de Agroindustria del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación:

    • La campaña de trigo 2018/2019 se ha constituido en la mayor campaña de la historia del país, alcanzando una producción total de 19,26 MM de toneladas, que significa un ingreso estimado de 4.400 millones de dólares.
    • La cebada experimentó un aumento de producción del 35,3% respecto del año anterior al obtener 5,06 millones de toneladas, que equivalen a un valor aproximado de 1200 millones de dólares (750 millones de dólares corresponden a exportaciones).
    • El maíz experimenta un crecimiento del 2,3% con una intención de siembra de 9.35 millones de ha.
    • La soja muestra una intención de siembra de 17,5 millones de ha, es decir un incremento del 1,7% respecto de la campaña anterior.
    • En girasol se observa un aumento del 2,9% en superficie a implantar con respecto a la campaña 17/18 pasando de 1,70 MM has a 1,75 MM.

    La celeridad en la obtención de este tipo de datos vitales para la planificación productiva de las industrias relacionadas, se deben a la reciente implementación del Monitor de Indicadores Agrícolas, una nueva herramienta que tiene por objetivo difundir información oficial resumida de las principales variables del mercado, a través de un producto de fácil acceso para el público. “La estimación de las superficies agrícolas y producción; el relevamiento de los avances de siembra y cosecha; y los estados de los cultivos son datos requeridos por numerosos actores sociales, políticos y económicos para planificar acciones, reducir incertidumbre o mejorar la asignación de los recursos”, señalan desde el organismo.

    Otros datos positivos para la actividad agroindustrial durante 2018, fueron los siguientes:

    • El consumo de yerba mate alcanzó su récord histórico con ventas en el mercado interno que alcanzaron los 261, 9 millones de kilos y exportaciones que treparon a 43 millones de kilos.
    • Las exportaciones de lácteos crecieron un 34% entre enero y noviembre del año pasado, que puestas en valor significan 899,75 millones de dólares.
    • Las exportaciones de trigo a Brasil (principal destino de este cereal para mercados externos) alcanzaron el mayor volumen de los últimos 12 años. En el período 2016-2018 aumentó un 103,47% la comercialización al país vecino en relación al período 2013-2015.
    • Las exportaciones de pastas alimenticias crecieron un 42,3% entre enero y noviembre del 2018. En total, se exportaron 22,3 mil toneladas por casi US$ 12,8 millones. En valor se incrementó un 34,3%.
    • China favoreció las exportaciones de alimentos con baja de aranceles a sus socios estratégicos. Argentina es uno de los países favorecidos con la medida. Se prorrogaron beneficios para langostinos, camarones, lactosuero, quesos y alimento para mascotas, sumándose al listado arándanos frescos y secos.
    • De acuerdo a los datos de INDEC, al mes de noviembre de 2018, las exportaciones de carne vacuna franquearon la frontera de las 500 mil toneladas de res con hueso equivalente a 1.779 millones de dólares. En el periodo de enero a noviembre del 2018 aumentaron un 76,73% respecto el año pasado. El dato es aún más relevante si se tiene en cuenta que en los últimos 30 años en solo 7 oportunidades los envíos desde la Argentina superaron el volumen de 500.000 toneladas de res con hueso.
    • Las exportaciones de vino a granel aumentaron durante el mes de noviembre de 2018, 222,1%, y las de mosto concentrado crecieron 48,9 %, en comparación con el mismo mes de 2017, y un 182,6% en los once meses del año, respecto al mismo período del año pasado, de acuerdo datos relevados por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

    Sumado al buen escenario productivo que se está registrando, la Secretaría de Gobierno de Agroindustria está impulsando una serie de iniciativas que favorecen al sector. Entre ellas:

    • A través de Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional del Ministerio de Producción y Trabajo, se están llevando adelante una serie de acciones de promoción comercial externa para la producción agroalimentaria nacional, con el objetivo de potenciar las oportunidades de negocio de las empresas elaboradoras, en particular de las PyMES, y acompañarlas en el proceso de su desarrollo exportador. Para ello se desarrollaron herramientas enfocadas en mejorar las capacidades de gestión empresarial, productiva y comercial, enriqueciendo de esta manera, las góndolas internacionales con alimentos y bebidas argentinos, distinguidos por su calidad. En este marco se organizan participaciones en misiones comerciales y ferias en cuatro continentes. Por ejemplo, las micro, pequeñas y medianas empresas que cuenten con el sello «Alimentos Argentinos: Una elección natural», tendrán un descuento del 50% para participar en una de las exposiciones que integran el calendario de ferias internacionales de la Agencia.
    • El 11 de febrero se abrirá la convocatoria 2019 del Programa Nacional «Sumar Valor», para fomentar a las pymes productoras de alimentos que adopten certificaciones oficiales de calidad. Se recibirán solicitudes hasta el 30 de abril (acceder a mayor información).
    • La subsecretaría de Agricultura, elaboró un trabajo sobre «Mapas de riesgo de déficit y excesos hídricos en los cultivos según escenarios de cambio climático», que proporciona información muy valiosa para el diseño de medidas de adaptación a la variabilidad climática, tanto a nivel intra finca como en el diseño de políticas públicas. Estos mapas permiten comparar niveles de riesgo en relación a la disponibilidad de agua para los cultivos de secano para el período 1980/2010 con los previstos para el futuro cercano (2015/2039), según dos escenarios de cambio climático, uno de emisiones moderadas de gases de efecto invernadero (RCP 4.5) y otro más extremo (RCP 8.5), con la tendencia actual de emisiones. El análisis de los cambios en el riesgo de cada cultivo permite establecer políticas de planificación territorial tendientes a aprovechar nuevas áreas con disminución de riesgos previstas e identificar otras prioritarias para promover técnicas de manejo de cultivos o variedades adaptadas a las condiciones futuras en aquellas donde el riesgo se prevé en aumento.

    Los actuales niveles de crecimiento de la producción de cereales y los diversos incentivos que el gobierno está motorizando, repercutirán directamente en la actividad de las industrias derivadas de la actividad agrícola, focalizadas tanto en el consumo local, como en la exportación de productos elaborados.

    Un escenario que ya comienza a tener impacto en las contrataciones de profesionales especializados para el sector, entre los que se destacan los siguientes perfiles:

    • Gerencia de Planta
    • Jefatura/Gerencia de Logística
    • Project Manager
    • Responsable de Comercio Exterior
    • Responsable de Calidad

    Cualquiera de estas posiciones, por su impacto en la operación y/o negocio, requiere ser definida en detalle, de acuerdo a las exigencias actuales del puesto y la evolución de la actividad. Este es uno de los factores centrales a cumplimentarse antes de iniciar un proceso de búsqueda y selección exitoso.

    Un Headhunter Industrial debe apoyar a sus clientes en esta definición, cuando ellos lo consideren necesario. La ventaja, es que una consultora de nicho conoce y se anticipa a las necesidades de las empresas y las posibilidades que brinda el mercado. En relación a los candidatos, maneja su misma terminología y conceptos, y los asesora para armar y fortalecer sus perfiles profesionales, atendiendo a sus capacidades y competencias, y a las exigencias que está planteando el mercado.

    En este sentido, la responsabilidad del partner de reclutamiento será fomentar una puesta en común entre el equipo de Recursos Humanos y el área interesada en cubrir una posición, en pos de que el proceso de búsqueda se inicie con la información correcta y estando todos los interesados alineados con el perfil profesional que se irá a buscar.