Desafíos del mercado laboral frente a la cuarta revolución industrial

    Por Daniel Urman, Director de NUMAN

    Mucho se ha dicho y se analiza sobre el futuro del trabajo frente a la creciente injerencia de la inteligencia artificial en los procesos de producción, distribución y comercialización de los distintos sectores de la economía. Especialmente en el ámbito industrial, donde la automatización avanzó y evolucionó significativamente en los últimos años, asumiendo cada vez más actividades mecánicas o repetitivas, pero generando al mismo tiempo nuevos espacios de desarrollo laboral.

    Un reporte elaborado por el Foro Económico Mundial señala que si bien más de la mitad de los trabajos serán realizados por robots en el 2025, la Industria 4.0 generaría 133 millones de nuevos puestos laborales (casi el doble de los que se perderán, calculados en 75 millones).

    La clave residirá en cómo se prepararán las personas para poder aspirar a esas nuevas oportunidades, desarrollando capacidades de reconversión laboral a través de la capacitación constante. Pero también en el rol que cumplan dos actores fundamentales de este proceso:

    • Las universidades, generando programas académicos adecuados a las necesidades de la matriz productiva.
    • Cada industria, gestionando la adaptabilidad de los trabajadores y profesionales al nuevo escenario productivo.

    En este contexto dinámico y de cambio constante, en el que surgen nuevas áreas de desarrollo profesional, las competencias STEM son y serán determinantes para gerenciar y programar los procesos automatizados. Es por ello que los ingenieros que cuenten con las soft y hards skills exigidas por el mercado laboral, tendrán una ventaja esencial para adaptarse a la industria 4.0.

    Transformación productiva

    Una de las 13 estrategias esenciales para mejorar la competitividad industrial identificadas en el marco de la última edición del Foro Argentina Industrial, organizado por NUMAN y IEEC, fue la profundización de la Industria 4.0, teniendo en cuenta que en la Argentina comienza a consolidarse la necesidad de avanzar hacia la sincronización de toda la cadena de suministro a través del flujo de información digital, en un marco donde priman las decisiones condicionadas/ automatizadas.

    Según explicaron los ejecutivos que participaron del Foro, la industria 4.0 tiene en las plantas diversos impactos, entre los cuales destacaron:

    • la disponibilidad de información integrada al instante, en calidad y cantidad;
    • la aplicación de inteligencia artificial al diagnóstico y resolución de problemas; y
    • el control de procesos de manera automática.

    La capacidad de desarrollar talento para gerenciar adecuadamente un contexto de transformación digital, es la llave de acceso al nuevo escenario productivo mundial.

    En este sentido, el reporte ‘Industria 4.0. Fabricando el Futuro’, realizado por Unión Industrial Argentina (UIA), el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL) y el sector de Integración y Comercio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), hace referencia al management de la improvisación y la innovación, advirtiendo que las empresas gestionan sus actividades con altos niveles de incertidumbre, y que faltan capacidades para analizar datos y tomar decisiones en un contexto competitivo y cambiante.

    Sobre 2.000 directivos de 9 sectores industriales en 26 países, sólo el 20% de las empresas industriales reconoce tener capacidades avanzadas para el análisis de datos. El 51% considera necesario estimular el desarrollo de estas habilidades entre sus RRHH para darla más eficiencia al proceso de toma de decisiones y reducir la incertidumbre.

    El informe señala que la Revolución 4.0 desafía a los países emergentes, desplazando la competitividad basada en costos salariales y ventajas naturales, para revalorizar el ecosistema productivo y el capital humano, planteando la  necesidad de contar con ecosistemas más exigentes en términos de infraestructura, logística, recursos humanos, etc.

    Como se analizó en uno de los paneles del 1° Congreso Internacional Industria 4.0, realizado a fines del año pasado, la digitalización ya no es una simple opción para elegir por parte de las empresas. El empuje de las nuevas tecnologías ha transformado de forma radical los hábitos de consumo y con ello, la dinámica de los negocios, desembocando en la aparición de nuevos perfiles profesionales.

    Es por ello que entre los desafíos socioeconómicos destacan desde la UIA, el INTAL y el BID, la importancia de:

    • desarrollar habilidades en los trabajadores acordes a las nuevas exigencias,
    • monitorear los impactos sobre el mercado laboral (con especial atención sobre la desigualdad de ingresos entre hombres y mujeres)
    • reducir de brecha digital de género.

    Habilidades y competencias necesarias para garantizar la empleabilidad

    El documento ‘Industria 4.0. Fabricando el Futuro’ también aborda las habilidades demandadas a los trabajadores industriales, haciendo referencia a un estudio realizado por el Task Force sobre Economía Digital del G20 (‘Towards the implementation of the G20 roadmap for digitalization: skills, business dynamics and competition, 2018, Paris: OECD), que analiza la demanda de 9 competencias cognitivas, no cognitivas y sociales:

    • Alfabetización
    • Aritmética
    • TICs
    • STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemática)
    • Marketing y contabilidad
    • Gestión y comunicación
    • Resolución de problemas
    • Auto organización
    • Predisposición para aprender.

    Sobre este último punto y ya por fuera del informe de la UIA, INTAL y el BID, vale destacar que las habilidades más buscadas en los candidatos para cubrir posiciones gerenciales, se destacan las capacidades para:

    • Trabajar la mejora continua de la organización
    • Transformar ideas en acción
    • Ser un agente motor de cambios
    • Liderar para transferir estas dinámicas a los equipos corporativos.

    En cuanto a la capacidad de liderazgo, una encuesta realizada por Deloitte reveló las características de cuatro tipos de líderes que gestionarán con éxito la Industria 4.0:

    • Supersociales: se destacan por su capacidad de tener éxito haciendo el bien y consideran que las iniciativas sociales son fundamentales para los negocios.
    • Personas decididas basadas en datos: adoptan enfoques metódicos y centrados en los datos para la toma de decisiones estratégicas.
    • Impulsores de la transformación:comprenden que las inversiones en innovación disruptiva diferencian a sus empresas de la competencia.
    • Defensores de talentos:preparan a sus empleados para la transformación digital y son muy propensos a invertir en la recapacitación de sus RRHH para el futuro del trabajo.

    Los profesionales que reúnen las capacidades mencionados son muy necesarios frente a la dinámica que imprime la nueva revolución industrial a los procesos productivos. Sin embargo, para muchas empresas resulta complicado encontrarlos, y cuando una empresa los suma a sus equipos, son incorporaciones muy valoradas.

    Los profesionales que poseen estas habilidades garantizan que las empresas puedan adaptarse a la dinámica y transformaciones que plantea actualmente la Industria 4.0, para mantener los niveles de productividad y competitividad. Es decir, son garantes de la viabilidad futura de cada compañía.