10 claves para gestionar la empleabilidad en Linkedin

    businessman hand shows people cogs as concept

    Por Daniel Urman, Director de NUMAN

    Contar con un perfil en Linkedin y saber cómo aprovechar las oportunidades que brinda esta red profesional, forma parte de las condiciones básicas que debe reunir una persona para gestionar eficazmente su propia empleabilidad.

    Las cifras son contundentes: Linkedin ya superó los 500 millones de usuarios a nivel global, entre los cuales se encuentran 5 millones de argentinos. Estar fuera de un ecosistema de esta magnitud, sin duda reduce las posibilidades laborales de los profesionales que aspiran a obtener un empleo o mejorar su posición.

    Según el informe LinkedIn Workforce Report, en los Estados Unidos, más de 143 millones de trabajadores tienen perfiles en LinkedIn, más de 20.000 empresas usan esta red para reclutar, y más de 3 millones de ofertas laborales se publican todos los meses.

    En Argentina y el resto de América Latina el incremento del uso de Linkedin por parte de empleadores, headhunters y profesionales, también es tendencia.

    Hoy Linkedin no es solo una red para buscar empleo, es mucho más. Se trata de un ámbito de relacionamiento profesional, en el que se realizan análisis sobre la actualidad de cada sector productivo, en el cual se puede obtener información contextual de mercado y acceder a casos de éxito, y donde cada persona puede mostrar sus capacidades y desarrollar niveles de networking que serían imposibles de alcanzar en el mundo presencial.

    Gestionar adecuadamente un perfil profesional en Linkedin aumenta considerablemente los niveles de empleabilidad de las personas, al permitir:

    • identificar oportunidades laborales para superar una situación de desempleo
    • estar al tanto de procesos de reclutamiento que signifiquen una mejora en el plan de carrera
    • mostrar capacidades y niveles de desempeño, con el objetivo de visualizarse frente a headhunters y empresas, pero también colegas que puedan realizar una recomendación

    Veamos algunos consejos útiles para que una persona optimice su presencia en Linkedin, gestionando activamente las posibilidades de obtención de un nuevo empleo o dinamizando interacciones profesionales de alto nivel:

    1. Linkedin es una red profesional que requiere de proactividad y constancia para poder lograr resultados. No se trata simplemente de abrir un perfil y esperar a que ‘algo’ suceda. Hay que trazar un plan e ir en busca de un objetivo, estableciendo periodicidad en las interacciones que se realizan (generar nuevos contactos, efectuar publicaciones, comentar posteos de otros, seguir a empresas, entre otras acciones que describiremos en este artículo).
    2. La clave reside en establecer una estrategia y fijar objetivos concretos que permitan dar foco a la actividad que se despliegue. Entre otras cuestiones a tener en cuenta, es importante:
    • Planificar la actividad en la red, para ganar en visualización (por ejemplo reenviar un artículo interesante, publicar información o un artículo o reflexión personal, dar likes a posteos relevantes, suscribirse a grupos temáticos, mantener actualizado el perfil)
    • Establecer el perfil de empresas que se aspira a tener como potenciales contratantes
    • Identificar los headhunters que gestionan procesos de reclutamiento vinculados a las áreas específicas de trabajo en la que cada persona se desempeña actualmente o pretende hacerlo en el futuro
    • Buscar grupos de discusión y análisis afines a los intereses de cada profesional
    • Fijarse metas a cumplir en relación a la cantidad de nuevos contactos a establecer semanal o mensualmente
    1. Visibilidad como diferencial. Tener en cuenta que la mayoría de lo que se publique en Linkedin (según los filtros que se establezcan por parte de cada usuario) será visto y evaluado por headhunters y futuros empleadores. Lo cual implica una enorme ventaja, si a través de las publicaciones/ posteos que se realicen, o la información de perfil, cada persona puede establecer un diferencial o valor agregado, en relación a otros profesionales con similares características.
    2. La primera impresión es la que cuenta. Completar minuciosamente todos los campos del perfil de Linkedin es fundamental, ya que esa información establecerá el primer contacto con los potenciales empleadores y colegas que puedan recomendar a un candidato. Esta es la principal carta de presentación profesional en la actualidad, por lo que es de particular importancia:
    • Elegir el titular más adecuado a la estrategia planificada (este campo de descripción se encuentra debajo del nombre), por ejemplo, indicando: el puesto actual, o una definición personal, o la profesión, o el título de grado/posgrado obtenido. La elección de cualquiera de estas opciones estará relacionada con la estrategia planificada.
    • Definir claramente la posición actual y los empleos anteriores.
    • Explicar las responsabilidades, desafíos y resultados en el desempeño de cada función.
    • Señalar la cantidad de personas que se tuvieron a su cargo en cada puesto de coordinación, jefatura o gerencial,
    • Publicar una foto profesional, en el sentido de trasmitir exactamente la imagen que se busca proyectar en los potenciales empleadores
    • Referirse a uno mismo en primera persona (no en tercera persona)
    1. Expresar claramente el diferencial profesional/ aporte de valor, que cada persona puede ofrecer. Mostrar las habilidades que se poseen en relación a las exigencias puntuales del mercado actual, que no sean los calificativos habitualmente utilizados por la mayoría de los usuarios de Linkedin. Para ello es importante prestar atención a las publicaciones de los headhunters de nicho, donde se especifican las expectativas de las empresas en relación a cada puesto en particular y las competencias más valoradas. Como comentamos anteriormente, es vital informar números o porcentuales vinculados a resultados obtenidos en el desempeño de cada una de las posiciones desempeñadas durante la vida profesional. También es valorado que se publiquen artículos y análisis personales en la herramienta de publicación PULSE de Linkedin o que se cuente con un blog, cuyos post se compartan con el resto de los contactos, publicando título y link desde la página de inicio de la red. Lo mismo ocurre en relación a contenidos multimediales de producción propia, en especial los videos. En cualquier caso, aquí la clave es que cada persona se conozca a sí misma, y pueda identificar cuáles son sus debilidades y fortalezas asociadas al mercado laboral actual, para poder construir un perfil sólido que sustente su estrategia.
    2. Desarrollar una sólida red de contactos permite estar en comunicación constante con una mayor cantidad de oportunidades. Para ello es importante sumar a la red personal de cada candidato: headhunters alineados a su campo específico de trabajo, profesionales afines que posean muchos contactos, y responsables de área y de recursos humanos de las empresas en las que se aspira a trabajar. Siempre teniendo en cuenta que la clave es tener foco, de acuerdo a la estrategia que cada uno se haya planteado, sin olvidar las características propias de Linkedin (para otro tipo de actividades sociales hay otras redes disponibles, adecuadas a ese tipo de interacción).
    3. Canales de comunicación. Cuando alguien se suma la red de otra persona en Linkedin, puede ver los datos de contacto del otro (aquellos que haya querido compartir). En un proceso de búsqueda activa es importante que los potenciales empleadores y headhunters puedan acceder a la mayor cantidad de vías de comunicación de los candidatos, fundamentalmente un email de contacto de uso frecuente y un teléfono celular (con el prefijo correspondiente, para marcaciones nacionales e internacionales). Además, en el menú de configuración de Linkedin se puede seleccionar la opción que expresa la aceptación para recibir propuestas de empleo.
    4. Es ideal que las recomendaciones que otros profesionales realicen en relación a cada candidato estén ligadas a experiencias laborales que se vean reflejadas en la hoja de vida.
    5. Al comienzo de este artículo habíamos destacado la importancia de la proactividad, que opera como auténtico combustible para moverse adecuadamente en esta red profesional. Sobre el particular, dos recomendaciones:
    • Seguir páginas corporativas en Linkedin de headhunters que apunten al segmento en el cual cada uno se desempeña o aspira a desempeñarse. Esto permitirá estar informado de cada búsqueda que se active en el momento exacto en que se publique, como ocurre con la página corporativa de NUMAN en LinkedIn, enfocada en procesos de reclutamiento de Ingenierías, Supply Chain y Ventas Técnicas. También para estar al tanto de las nuevas competencias y habilidades requeridas para cada posición, acceder a informes de mercado, y obtener tips y sugerencias para construir perfiles profesionales de un modo más eficiente.
    • Participar en grupos focalizados en los intereses profesionales de cada usuario y participar en ellos con aportes de calidad, para visualizarse e incrementar la red de contactos.
    1. Prestar atención a los detalles de las búsquedas laborales. Identificar las vías de contacto que se publican en cada proceso de reclutamiento y responder de acuerdo a lo solicitado. Por ejemplo, si un headhunter o un potencial empleador especifica que los interesados deben comunicarse a un correo electrónico específico, esa será la vía de contacto. De igual modo, si se especifica que se envíe alguna documentación en particular. También es central observar la definición del área de selección para tener claro si se aplica a la búsqueda, de acuerdo a los antecedentes laborales de cada persona.