El mercado laboral argentino frente a una potencial reactivación industrial

    Por Leandro di Nardo, Director de NUMAN

    Por primera vez en varios meses la industria volvió a mostrar dos indicadores positivos, aunque solo a partir de una comparación intermensual. Una buena noticia que habrá que analizar en función de lo que ocurra con los datos que se den a conocer en los próximos dos meses, para confirmar si se trata efectivamente de una recuperación con capacidad para sostenerse en el tiempo, o si es una mejora ocasional dentro del marco de recesión actual.

    No obstante, la noticia podría imprimir buen clima al mercado laboral, en caso de confirmarse la tendencia en los próximos 60 días.

    Según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la utilización de la capacidad instalada (UCI) del mes de febrero registró un 58,5% de potencial productivo, lo cual marca un aumento de dos puntos porcentuales respecto del mes de marzo (56,2%). De todos modos, si tenemos en cuenta que estamos frente al porcentual más bajo para el mes de febrero en 17 años, el punto de partida para una eventual recuperación es muy bajo.

    En paralelo, el Índice de Producción Industrial (IPI) manufacturero, en febrero de 2019, arroja una variación positiva de 2,4% para la serie desestacionalizada y un +0,3% para la serie tendencia-ciclo, respecto al mes de enero.

    Volviendo a los datos relacionados con el uso del su potencial de producción de la industria, los sectores que lideraron el ranking en febrero de 2019, fueron:

    • Producción de tabaco (72,9%)
    • Refinación de petróleo (71,1%)
    • Papel y cartón (69,4%)
    • Sustancias y productos químicos (69,4%)
    • Industrias metálicas básicas (68,7%)
    • Minerales no metálicos (67,5%)

    En el extremo más bajo de la tabla se encuentran las siguientes industrias:

    • Productos textiles (43,2%)
    • Automotriz (42,1%)
    • Metalmecánica (42%)

    El breve repunte registrado en la utilización de la capacidad instalada y en el IPI manufacturero, ofrecen una luz de esperanza. Sin embargo, frente a los datos negativos a nivel interanual, la Unión Industrial Argentina (UIA) le solicitará formalmente al gobierno nacional y a los gobernadores provinciales, 10 medidas concretas para ayudar a dinamizar la actividad industrial en todo el país. Entre ellas:

    • Garantizar el acceso federal a todos los programas financieros.
    • Reestablecer los beneficios regionales previstos por el Decreto 814 (cuya progresiva eliminación se dispuso en la última reforma tributaria).
    • Habilitar en todas las provincias la circulación de bitrenes
    • Bajar el costo energético a las industrias.
    • Adhesión de las provincias a las leyes nacionales.

    Estas 10 medidas apuntan a reconocer en las políticas de estado la impronta federal que caracteriza a la industria argentina. Si bien ya se están implementando programas en este sentido, la UIA pide una mayor profundización.

    Justamente el análisis de la Industria Federal será uno de los principales temas que abordaremos dentro de tres meses, durante la tercera edición del Foro Argentina Industrial, en el que estarán representados los 24 distritos del país, a través de la participación de mandos altos y medios de diversas compañías.

    El futuro del mercado laboral

    Si se confirmara en marzo y abril el crecimiento ocurrido en febrero, podría despertar moderadas expectativas en relación a una potencial reactivación de la economía y particularmente del sector industrial.

    Esto tendría buen impacto en los niveles de contratación de aquellas compañías que estén dispuestas a  aprovechar las oportunidades que presentan los procesos de recuperación y así poder mantener e incrementar sus niveles de competitividad.