Industria farmacéutica: desafíos para el mercado laboral

    Por Leandro di Nardo, director de NUMAN

    Pese a estar transitando tiempos de incertidumbre económica y bajas expectativas, la industria farmacéutica plantea un escenario laboral dinámico, principalmente en relación a perfiles profesionales vinculados con áreas de calidad y control de costos operacionales. Un fenómeno que obedece a dos razones que analizaremos más adelante: la exigencia de contar con laboratorios de calidad locales para las empresas multinacionales que importan medicamentos, y la necesidad de lograr mayores niveles eficiencia, como desafío central para mantener la competitividad.

    Para comprender el contexto en cual se desarrolla este sector, vale tener en cuenta que la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (Cilfa) destaca un proyecto de crecimiento y expansión de las actividades de esta industria en el país y en el mundo, conformando el sector que agrupa mayor cantidad de empresas argentinas con actividades de proyección internacional. Junto a países como Estados Unidos, Japón, Alemania y Suiza, Argentina es uno de los pocos países del mundo cuyos laboratorios de capitales nacionales tienen una presencia y participación en su mercado interno superior a la de los laboratorios extranjeros.

    “La industria farmacéutica en Argentina es el tercer sector industrial en cuanto a la magnitud del valor agregado industrial que genera, detrás de la actividad de refinación de petróleo y el sector del hierro y el acero. A esta información, poco conocida y señalada, debe agregarse que esta industria registra también los más altos niveles sectoriales de investigación y desarrollo, que genera empleos de alta calidad y profesionalidad y que desempeña un rol clave en el sistema nacional de salud, al contribuir mediante importantes descuentos a facilitar el acceso a los medicamentos a los beneficiarios de la seguridad social”, señalan desde Cilfa en su Plan Estratégico para el Desarrollo del Sector Farmacéutico Nacional (2017-2021).

    Además, el reporte destaca que la industria farmacéutica ha sido una de las pocas que mantuvo inalterable su plantel de personal durante los años de recesión, acompañando el crecimiento del empleo por encima del promedio nacional, incrementando salarios y manteniendo la evolución de los precios por debajo de los índices de inflación.

    Veamos algunos indicadores, que permiten considerar la potencialidad de este sector:

    • Las últimas mediciones efectuadas por Indec, correspondientes al cuarto trimestre de 2018, revelan una facturación total de la industria farmacéutica argentina de 38.539,9 millones de pesos, lo que representa un incremento de 48,6% en relación con el mismo trimestre de 2017. Según explica el informe, en 2018 aumentó de la facturación total de la industria farmacéutica un 31,7% respecto al 2017. No obstante, comparado con la inflación del 47,6% en 2018, y ya en un análisis propio desde NUMAN, este incremento no podría considerarse como crecimiento real.
    • Estadísticas de la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA) mencionadas en el Informe de Cadenas de Valor publicado en agosto de 2018 por la Secretaría de Política Económica Subsecretaría de Programación Microeconómica del Ministerio de Hacienda de la Nación, el mercado farmacéutico argentino es abastecido por 230 laboratorios, destinados a satisfacer la demanda del mercado interno y externo.
    • La fabricación de medicamentos en Argentina cuenta con unas 190 plantas industriales, de las cuales 160 pertenecen a empresas de capitales nacionales. El resto de los laboratorios que no poseen una planta industrial, tercerizan su producción o la importan, dejando como tarea local los controles de calidad.
    • El reporte ‘La industria farmacéutica argentina: su carácter estratégico y perspectivas’, elaborado por la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (Cilfa), destaca que a diferencia del resto de los países de la región, más de la mitad del mercado de medicamentos de Argentina está abastecido por empresas de capital nacional. Se producen 741 millones de unidades/año (64,6% por laboratorios locales, quienes han mostrado un crecimiento paulatino de la producción en los últimos años).
    • La industria cuenta con 38.000 empleos directos y 120 mil indirectos.
    • El crecimiento acumulado del mercado a nivel mundial registró un alza de 139% entre 2003 y 2017.

    Otro indicador que nos permite entender la actualidad del sector, puede observarse en que durante los últimos años, muchos laboratorios internacionales se desprendieron de sus plantas en Argentina, que pasaron a estar controladas por capitales locales. También se dieron muchas fusiones/adquisiciones de empresas farmacéuticas locales. Lo cual le ha dado mucho dinamismo a una industria, que presenta interesantes oportunidades para las empresas que se dedican a la investigación y desarrollo de productos farmacéuticos de alto valor agregado, que luego sean exportados a otros países, principalmente aquellos que no cuentan con producción propia.

    La importancia de la interacción pública y privada

    La Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional destaca algunas ventajas competitivas locales, a partir de las cuales la Argentina se consolida como plaza atractiva para empresas del sector farmacéutico:

    • El espíritu innovador y la tradición científica argentina, con instituciones educativas de renombre internacional y tres premios Nobel en la materia.
    • La mayor tasa de investigadores en relación con su población económicamente activa de América Latina.
    • Un Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva con la misión de fortalecer un modelo que genere mayor inclusión social y mejore la competitividad de la economía bajo el paradigma del conocimiento como eje del desarrollo.
    • La diversidad de la industria biotecnológica argentina, reconocida mundialmente por sus avances en agricultura, alimentación, salud humana y animal.
    • Más de 120 empresas e institutos públicos orientados a la innovación y perfeccionamiento biotecnológico.

    “El Estado argentino promueve y financia proyectos que apuntan a consolidar la participación del sector y la producción local en el mercado internacional. Así lo demuestran los más de 100 proyectos biotecnológicos cofinanciados junto a empresas privadas”, dicen desde la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional.

    Mercado laboral

    Como señalábamos al comenzar este artículo, los perfiles de calidad y de control de costos operacionales, se encuentren entre los dos más demandados por parte de la industria farmacéutica.  Veamos algunos factores que inciden en este fenómeno:

    Posiciones vinculadas a Calidad:

    • Las empresas multinacionales que cerraron sus plantas productivas en el país, están obligadas a mantener laboratorios de control de calidad para poder vender productos importados en Argentina.
    • La incorporación y actualización constante de requisitos en el sistema de calidad de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat),implica mayores inversiones en infraestructura y tecnología, actualizar procesos de control de calidad, y elevar los niveles de seguridad.

    En relación al control de Costos:

    • Los márgenes de la industria farmacéutica se achicaron mucho en los últimos años, sobre todo en los laboratorios que producen medicamentos genéricos. Esta situación demandó que muchas empresas comiencen a desarrollar programas de mejora continua y eficiencia en costos, en procura de elevar los niveles de competitividad.
    • La necesidad de desarrollar estrategias cross de reducción de costos, identificada en la última edición del Foro Argentina Industrial como una de las 13 estrategias esenciales para mejorar la competitividad, exige la incorporación de profesionales con la capacidad de definir lo que el cliente considera “valor”, sin dar nada por sentado, y enfocarse en la reducción de costos desde allí; buscar alternativas de materiales primas, insumos y formulaciones; generar métricas “visibles” en todos los procesos; identificar gastos generales que se “reparten” sin medir impactos; incorporar en los niveles administrativos conceptos de productividad; y desarrollar experiencias con proyectos de eficiencia energética.

    Procesos de reclutamiento efectivos

    Para responder al desafió de seleccionar a los profesionales más capaces que sintonicen con los requerimientos puntuales de cada empresa farmacéutica en particular, resulta vital impulsar procesos de reclutamiento especializados.

    Los headhunters industriales aportan a las empresas farmacéuticas el expertise necesario en la identificación de los profesionales más adecuados para asumir los desafíos que plantea la dinámica actual de una industria en constante crecimiento.