Acuerdo Unión Europea – Mercosur: cómo impacta en la competitividad de las empresas industriales argentinas

    Por Leandro di Nardo, director de NUMAN

    En Argentina, la competitividad siempre está en el centro de la escena, más aún en tiempos de crisis y escasas expectativas, cuando su importancia se potencia aún más.

    Productividad y competitividad son dos factores fundamentales para el crecimiento de un país, y las organizaciones y personas que lo conforman.

    Precisamente en el marco un discurso pronunciado durante el Foro Argentina Industrial 2019, el Ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, destacó ante más de 150 altos ejecutivos de las principales empresas del sector radicadas en la Argentina, que se debe mejorar la competitividad sistémica del país para dejar de mirar sólo el tipo de cambio como único factor de competitividad.

    El funcionario se refirió a la pérdida que tuvo la Argentina en los últimos 40 o 50 años desde el punto de vista del incremento del ingreso, señalando que en ese período el país generó un “equilibrio de política económica muy mediocre”, que no impulsó el crecimiento del empleo ni de la inversión, creando un mercado laboral muy fragmentado. “Tenemos que salir de este estancamiento”, enfatizó, indicando que la forma de hacerlo es a través de un programa que atienda el frente macroeconómico e impulse reformas estructurales.

    Siguiendo esta línea, Sica defendió el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea en el programa televisivo ‘Ya somos grandes’ (TN), advirtiendo que a raíz de esta alianza se abriría una «fenomenal ventana comercial» para la industria argentina.

    En efecto, la asociación estratégica entre el Mercosur y la Unión Europea impacta directamente en los niveles de competitividad de las empresas que forman parte de ambos bloques, al integrar un mercado de 800 millones de habitantes (casi una cuarta parte del PBI mundial) con más de US$ 100.000 millones de comercio bilateral de bienes y servicios.

    Las opciones que se desprenden de este acuerdo son inmensas y permitirán expandir la presencia internacional de vastos sectores exportadores de la industria argentina.

    “Es un hito para la inserción internacional de la Argentina ya que aumenta las exportaciones de las economías regionales, consolida la participación de nuestras empresas en cadenas globales de valor, promueve la llegada de inversiones, acelera el proceso de transferencia tecnológica y aumenta la competitividad de la economía, todo lo cual generará un incremento del Producto Bruto Nacional y el aumento del empleo de calidad.  Además, constituye un sello institucional que da carácter permanente a la relación estratégica con la Unión Europea, garantizando transparencia, previsibilidad y reglas claras para los actores económicos”, señalan desde la Cancillería argentina.

    Para el Gobierno, tal como consigna el diario Clarín en la nota ‘Más competitividad e inversiones’, el pacto mejora la competitividad de la economía argentina porque dinamiza las condiciones de acceso a bienes, servicios e inversiones, al reducir y eliminar restricciones. También simplifica procedimientos de operatoria comercial, facilita el acceso a tecnología, insumos y bienes intermedios que son necesarios para producir bienes con valor agregado.

    ¿Cuáles son las potencialidades de esta alianza con la Unión Europea?:

    • Se trata del primer inversor global, con un stock de inversiones que supera el 30% del total mundial.
    • La Unión Europea importa el 17% del total de las compras mundiales de bienes y servicios y representa el 20% del producto de la economía internacional.
    • El acuerdo dará oportunidades para exportar a un mercado con más de 500 millones de habitantes con un PBI per capita promedio de USD34.000.
    • La alianza permitirá acceder a una oferta más diversa y de mayor calidad de productos a precios más competitivos para nuestra industrias y consumidores.

    Al respecto, el artículo del diario La Nación ‘Mercosur-Unión Europea: los detalles del acuerdo que dio el Gobierno’, informa algunos datos significativos para entender la dimensión del acuerdo:

    • La Unión Europea liberaliza el 99% de las importaciones agrícolas del Mercosur (63% de las exportaciones argentinas a la Unión Europea son bienes agrícolas).
    • El Mercosur obtiene plazos de hasta 15 años para liberalizar sectores sensibles en forma gradual.
    • El acuerdo favorece el comercio intraindustrial: reduce aranceles para insumos y bienes de capital.
    • 92% de las empresas que exportan manufacturas en Argentina son PYMEs y el acuerdo contempla beneficios específicos para ellas.
    • Se eliminan barreras no arancelarias y se facilitan exportaciones

    Además vale destacar que los principales ejes del acuerdo identificados como logros para el Mercosur por parte de la Cancillería argentina, son los siguientes:

    • Brinda mayor calidad institucional: establece un vínculo político, cultural y económico estratégico y permanente con la Unión Europea, con una normativa transparente y consensuada que reduce la discrecionalidad en la aplicación de las políticas económicas.
    • Mejora la competitividad de la economía argentina: dinamiza las condiciones de acceso a bienes, servicios e inversiones, al reducir y eliminar restricciones. A su vez, simplifica procedimientos de operatoria comercial, facilita el acceso a tecnología, insumos y bienes intermedios que son necesarios para producir bienes con valor agregado.
    • Contempla un tiempo de transición: se implementará en forma gradual en tiempos que garantizan un proceso de adecuación de la economía argentina a la competencia internacional. Para los países del Mercosur los plazos de desgravación arancelaria se extenderán, en promedio, en períodos de 10 y hasta 15 años, mientras que la UE aceptó plazos de desgravación con el Mercosur de forma inmediata, situación sin precedentes en otras negociaciones del bloque europeo.
    • Favorece la integración regional: implica una nueva etapa en la relación de los países del Mercosur, dinamizando el comercio intrarregional y asumiendo nuevos compromisos en materia de circulación, armonización normativa y simplificación de procedimientos internos.
    • Establece beneficios para PyMES: contempla programas especiales que facilitan su integración en cadenas de globales de valor, asistencia técnica, participación en compras gubernamentales, joint ventures, partenships, business networks, transferencia de know how y asistencia financiera.
    • Promueve la atracción de inversiones: facilita el incremento de la inversión extranjera al otorgar certidumbre y estabilidad de las reglas de juego. Otros países o bloques que firmaron acuerdos con la UE incrementaron significativamente la captación de Inversión Extranjera Directa (IED).

    Sin embargo no todo es euforia, ya que tal como señala en Ámbito Financiero el periodista Guillermo Gammacurta, en su artículo ‘Acuerdo Mercosur-UE: pymes industriales reclaman atacar la competitividad sistémica’, aún no se sabe cómo será la reducción de aranceles para la importación de productos sensibles, y las normas de origen para evitar triangulaciones y ensambles que abaraten los productos europeos.

    A medida que se vayan aclarando las dudas, que se instrumenten progresivamente los términos del acuerdo, y que las empresas comiencen a aprovechar los beneficios de la alianza, podrá observarse el impacto real de la asociación Mercosur – Unión Europea en la competitividad industrial de la Argentina.