medidas de prevención

(Por Leandro di Nardo, director de NUMAN – Headhunter Industrial) Todas las empresas industriales comenzaron a tomar medidas de prevención antes de que se estableciera la primera etapa de la cuarentena obligatoria. No obstante, el avance temprano de la pandemia en la Argentina las sorprendió al ser un escenario que esperaban se desarrollara recién en los meses de mayo o junio.

Las empresas vinculadas al grupo de industrias consideradas esenciales las mantuvieron e incrementaron durante todo el período de aislamiento obligatorio. Con la cuarentena focalizada las compañías que fueron autorizadas a operar también las asumieron como propias. En tanto aquellas industrias que aún no tienen la aprobación para iniciar actividades, ya circulan entre sus trabajadores los protocolos que se implementarán en el momento de arranque de las plantas.

Las acciones preventivas se están tomando para preservar la seguridad de los empleados, pero también pensando en el protocolo de activación de un positivo de COVID-19, a fin de evitar parar toda la operación pudiendo eventualmente detener sólo una de las líneas o a un equipo.

Las principales preocupaciones son impedir en la mayor medida posible los contagios y poder reaccionar de forma adecuada cuando comiencen las situaciones de pánico.

Veamos algunas medidas que se están implementando:

1. Ingreso del personal y de proveedores a la planta. En general, las plantas industriales que están operando implementaron controles de temperatura en el ingreso del personal propio y proveedores externos. El corte para permitir el acceso se estableció en 37,3 grados. Muchas empresas dejan registrados los datos diarios de temperatura de sus empleados en una planilla específica, y en general todos los proveedores o personal externo que ingresan a una planta deben completar una declaración jurada sobre su estado de salud.

Los criterios para permitir o restringir el acceso a las plantas son muy dinámicos. Algunas empresas tienen criterios más restrictivos y para resguardarse solo permiten ingresar a personas que trabajen en la planta, evitando la presencia de personal externo.

Hay compañías que están implementando cabinas sanitizantes al ingreso de cada una de las plantas, para mejorar la desinfección de cada persona que ingresa.

2. Salida de personal. Muchas empresas les están proveyendo a todos los empleados un barbijo reutilizable o descartable al momento de la salida, para poder facilitarles su traslado hasta el hogar.

3. Medidas adoptadas en Planta. En todos los casos se estableció como norma el distanciamiento y la segregación de turnos y equipos, para que los trabajadores de cada turno no se crucen entre sí. Además, se busca que tampoco estén en contacto los miembros de los distintos equipos que trabajan dentro de un mismo turno. El contacto se evita tanto en momentos de trabajo como en instancias de recreación, esparcimiento o almuerzo. Para ello se establecen lapsos de 45 minutos entre el término de un turno y el inicio del siguiente, utilizándose ese tiempo para la sanitización de espacios comunes y de trabajo (principalmente aquellas áreas en las que hubo más movimiento). El objetivo de esta medida es encapsular a los equipos, para que en caso de tener algún caso sospechoso o positivo, la posibilidad de contagio sea la mínima posible y que la fábrica pueda continuar operando.

Se reorganizaron los servicios de limpieza, poniendo foco en el aumento de la frecuencia de la limpieza, los lugares más críticos, y la adecuación de los productos utilizados a las necesidades que plantea el COVID 19.

Se está involucrando a todos los trabajadores con la limpieza del entorno de trabajo. Si bien cada planta cuenta con personal abocado a la higiene del lugar, el compromiso es de todos y así cada empleado limpia su lugar de trabajo, bajo la premisa de que todos tienen ayudarse entre sí.

En algunas empresas se dispuso un área confinada para el trabajador que tenga síntomas, con un teléfono para que llame al 148, y tips especiales para quien deba atender a la persona con síntomas.

4. Medidas en espacios comunes. Se redistribuyeron los comedores y vestuarios, espaciándose los turnos para cambiarse o almorzar, con el objetivo de reducir la cantidad de personas concentradas simultáneamente en un mismo lugar.

En cuanto a la transformación física de los espacios para garantizar el distanciamiento entre personas:

  • En los comedores se dispuso que los empleados se sienten dibujando una doble V, para poder tener alternadamente mayor espacio libre entre ellos.
  • Se segmentaron los vestuarios, creando mini vestuarios para que los integrantes de una línea no tengan contacto con otras líneas.

5. Traslados. Las empresas que ya tenían un sistema de transporte para todas o algunas de sus plantas, a través de micros o combis de proximidad, modificaron la dinámica del servicio. Antes de la pandemia buscaban optimizar traslados sin dejar asientos vacíos, pero a partir de la incorporación de protocolos de distanciamiento incrementaron la cantidad de servicios para que las personas puedan viajar con las distancias necesarias y preservar su seguridad. En algunos casos se reconocieron viáticos para los trabajadores que se trasladan con sus propios vehículos (estableciendo una tabulación por distancia) para tratar de descomprimir el transporte público y el que suministra la empresa.

6. Elementos de protección. Muchas empresas implementaron el uso de barbijo desde el inicio de la cuarentena, en los espacios de intercambio dentro de las plantas y en las áreas productivas, excepto en el comedor al momento de comer. Hoy su uso es obligatorio en muchas jurisdicciones. Este equipamiento se distribuye no solo al personal de planta, sino también a los trabajadores tercerizados (quienes se desempeñan en el comedor, en tareas de limpieza y vigilancia, y a fleteros y camioneros que hacen la distribución). Se entregan elementos de higiene personal, incluyendo alcohol en gel.

En el caso de los laboratorios, ya se trabajaba con elementos y medidas de protección previo a la pandemia, como el higienizado de manos, el uso de barbijos, cofias, cubre zapatos y elementos descartables, entre otros. Las empresas farmacéuticas reconocen que corren con alguna ventaja en relación a la prevención, ya que tenían incorporadas por la naturaleza de su actividad muchas de las buenas prácticas que hoy se están implementando en el resto de las industrias frente al COVID 19.

7. Cultura corporativa. Se asumió la necesidad de desarrollar una cultura que lleve a las personas estar continuamente cuidándose y monitoreando su condición física, evitando las aglomeraciones y el contacto físico. En paralelo algunas empresas cuentan con un mapa con todos los operarios de planta para controlar si cumplen los procedimientos de seguridad y la distancia física.

8. Home office. Se maximizó el trabajo a distancia. Las empresas definieron un protocolo de trabajo remoto, que comenzó a aplicarse en muchos casos los días previos a la cuarentena, con el objetivo de preservar al equipo humano que pudiera desempeñar sus funciones a distancia (administración, compras, ingeniería y programación).

La medida continuará en muchos casos cuando termine la cuarentena y se habilite el funcionamiento de todas las plantas del país, en las cuales se priorizaría la presencia solo de equipos operativos (calidad, producción, mantenimiento).

Incluso algunas compañías establecieron que aun cuando todos sus empleados se encuentren trabajando en planta, las reuniones seguirán efectuándose por Zoom.

Entre los protocolos más comunes se destacan las reuniones diarias para establecer estrategias y planes de acción, fijar agendas y establecer una rutina tratando de reproducir los horarios normales de trabajo. Aunque la mayoría de las compañías admite que en los primeros 10 días de cuarentena se realizaban reuniones desde las 7 de la mañana hasta las 10 de la noche, y la gente lo empezó a sentir.

Se busca que el home office se considere como una extensión de lo que pasa dentro de la fábrica, pero en oficinas domésticas.

9. Proveedores críticos. Surge la necesidad de tener un plan B para estos proveedores frente al riesgo de que alguno de ellos tenga algún infectado y esa situación lleve a quedarse sin materia prima.

10. Capacitación. La mayoría de las empresas desarrollaron tutoriales desde el área de RRHH para que el personal tenga claro cómo debe acceder al predio, cuál será el protocolo de la guardia, la utilización de senderos para trasladarse y las medidas de prevención en materia de seguridad e higiene.